El placer de aprender y la pasión de enseñar

http://blogs.publico.es/dominiopublico/6970/el-placer-de-aprender-y-la-pasion-de-ensenar/

Con la noticia de la aprobación del proyecto de Ley de Educación de Wert se me agolpan los recuerdos de las sucesivas experiencias que la instrucción pública ha sufrido en nuestro país. No olvidemos que el Ministerio de la II República se llamaba expresamente así, cuando los hombres y mujeres ilustrados, formados en la Institución Libre de Enseñanza, creían que la implantación de un sistema de enseñanza, público, obligatorio, laico, igualitario, universal y gratuito, basado en los valores de la moral de la Ilustración, haría de España un país avanzado, desarrollado y libre. Precisamente el proyecto que tuvo la II República y que tan sangrientamente fue destrozado por la Guerra civil y la dictadura. Sigue leyendo

Carta de una profesora…

Transcribimos las reflexiones de una colega de Instituto sobre los llamados privilegios de los funcionarios.

DERECHOS Y PRIVILEGIOS

Texto original: Ana, profesora de instituto.

Según el Diccionario de uso del español de María Moliner, privilegio es
la excepción de una obligación, o posibilidad de hacer o tener algo
que a los demás les está prohibido o vedado, que tiene una persona por
una circunstancia propia o por concesión de un superior. Por el
contrario Derecho es la circunstancia de poder exigir una cosa porque
es justa. Sigue leyendo

Préstamos a estudiantes: otro negocio en la recámara

Artículo de Juan Torres publicado del nº 6 del periódico madrid15m.

Los bancos suelen di­fundir la idea de que la deuda aumen­ta porque la gente quiere vivir por en­cima de sus posibilidades, pe­ro la realidad es otra. El nego­cio de los bancos es prestar, y es por eso que hacen todo lo posible para que los gobiernos adopten políticas y condicio­nes de vida que obliguen a las familias y a las empresas a re­currir constantemente al crédi­to. Por ejemplo, reduciendo los salarios de los trabajadores o los ingresos de los autónomos y los pequeños y medianos em­presarios, o impidiendo que haya un amplio mercado de al­quiler de viviendas. Sigue leyendo