La tarea del docente en Secundaria

Ser profesor no consiste sólo en contener a un grupo de adolescentes en una hora de clase sino que implica muchas tareas de planificación de la enseñanza, atención individualizada, coordinación con otros profesores, evaluación y calificación, seguimiento de las tareas, preparación y realización de actividades complementarias y extraescolares, mantenimiento de la disciplina del centro y el desarrollo de un gran número de programas en los que todos los centros se encuentran implicados.

El aumento del número de horas de docencia y el número de alumnos por clase supone un espectacular deterioro de la calidad del proceso de enseñanza – aprendizaje. Si nada de esto importa, nuestra formación, la titulación que se nos exige, el periodo de oposición para acceder a nuestro trabajo, cualquiera podría desempeñarlo (monitores, animadores, cuidadores…).

Del mismo modo que cuando asistimos a una representación teatral no podemos pensar que los actores solo trabajan lo que dura dicha obra, ni que el trabajo de un deportista se reduce exclusivamente al momento de la competición tampoco podemos pensar que el trabajo de un profesor consiste exclusivamente en plantarse delante de un grupo de alumnos. De ahí nuestra indignación a leer en la prensa cosas como que solo trabajamos 18 horas o que solo se han aumentado tres horas nuestro horario laboral. La realidad es que nuestra carga de trabajo ha sufrido un aumento de entorno al 17% y que nuestras condiciones laborales se degradan de una forma directamente proporcional al número de alumnos por grupo que también aumenta.

Tenemos que explicar que independientemente de nuestras legítimas reivindicaciones laborales como las de cualquier otro trabajador estamos asistiendo con tristeza y desesperanza al desmantelamiento de la escuela pública, al deterioro de nuestra profesión, y a la imposibilidad de seguir adelante con todos los proyectos y tareas relacionados con nuestra profesión.

El horario de un profesor de secundaria

Los funcionarios docentes tenemos reconocido un horario de trabajo de 37,5 horas que se desglosan en:

  •  horas lectivas (las de clase directa con los alumnos)
  • horas complementarias (necesarias para la coordinación, funcionamiento del centro, sesiones de evaluación, etc)
  • horas de libre disposición (para prepara clases, corregir, etc) que suelen ser en casa.

Las horas complementarias pueden ser:

  • Semanales:  reunión de departamento,  guardias, atención a padres…
  • Las de computo mensual: claustros, reuniones de evaluación, etc

Si eres tutor necesitas además:

  • reunión de tutores (semanal)
  • reunión con padres (semanal)
  • coordinación de tutores (1 hora semanal)

¿Y como se distribuye el horario?
Según la legislación vigente:

  • lectivas hay 18 horas (pero pueden en casos excepcionales ser hasta 21)
  • lectivas + complementarias semanales = 25 (si hay más lectivas => hay menos complementarias como guardias, tutorías con padres, etc).
  • lectivas + todas las complementarias = 30 horas

El resto (7,5 horas) son para todas esas tareas de preparación y formación que hablabamos anteriormente.

(Extraído de soypublica.wordpress.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s